A PIÑÓN FIJO

Parafraseando al rapero catalán Mucho Muchacho: “todo simplicidad, pura sofisticación…”. Esta sería una forma de describir las bicicletas de piñón fijo o fixies, cuyo número de forofos no para de aumentar en Zaragoza. Pero ¿qué son las fixies y por qué tienen tanto éxito?

Una fixie no es más que una bicicleta reducida a su más pura esencia. No tiene cambio de marchas, ni frenos, ni cables, ni guardabarros, ni parrilla… Simplemente tiene un cuadro, dos ruedas, un manillar y un plato unido al piñón de la rueda trasera mediante una cadena. Hasta aquí todo sería más o menos normal si no fuera porque no se trata de un piñón “libre” sino un piñón “fijo”. ¿Qué significa esto? Pues que las piernas de quien monta la bici están íntegramente unidas al movimiento de la rueda trasera.

Esto hace que montar en una fixie sea una experiencia totalmente distinta a montar en una bicicleta convencional. Se mantiene un diálogo constante con la bicicleta: si pedaleas la bicicleta avanza, si la bicicleta avanza tus piernas pedalean aunque no hagas ningún esfuerzo. En ocasiones no se puede decir quién pedalea a quién.

Quienes no hayáis montado en una fixie os estaréis preguntando, ¿sin frenos?, ¿cómo narices detienes la bicicleta? Pues hay dos opciones. Si el lugar donde quieres detenerte está relativamente lejos puedes hacer fuerza en los pedales en el sentido contrario al del pedaleo, es relativamente fácil. El reto llega cuando tienes un imprevisto, en ese momento tienes que echar el cuerpo sobre el manillar, bloquear la rueda trasera y girar de lado la bicicleta.

Como una imagen vale más que mil palabras, en este vídeo podréis ver cómo se las gastan en San Francisco, una ciudad poco adecuada para ir en fixie, y sin embargo una referencia mundial en la materia.

Si no la has probado nunca, busca a alguien que te la pueda dejar y date una vuelta. No te dejará indiferente.

¿Ventajas?

- Poco mantenimiento. Nunca tendrás que reparar ni los frenos ni los cambios.

- Ligereza. Lo que se traduce en velocidad.

- Estética. La bici está limpia de “extras” y estás más elegante sobre ella que vistiendo un Armani.

¿Inconvenientes?

- No poder cambiar de marcha en una cuesta arriba o cuesta abajo.

- Su manejo requiere un alto grado de destreza. Frenar depende al 100% de la fuerza de tus piernas.

- No poder dejar de pedalear en ningún momento, ni siquiera en bajada.

Algunas páginas de interés:

La web de la tienda de fixies del citado Mucho Muchacho.

Enciclika, blog especializado en el mundo del fixie, bike polo, etc.

Vídeo de mucho muchacho con fixies y letra de bicis.

Las fotos se las hemos pillado a la peña de My Beautiful Parking.